Increible Historia de Amor Durante la Pademia del COVID19.


216
74k shares, 216 points

ANTE LO QUE ESTA PASANDO EN EL MUNDO ENTERO, EL AMOR SURGUE DESTE UN RINCON DEL MUNDO LLAMADO TACNA (PERÚ) SURGE UNA HISTORIA QUE LO RELATA GLICERIO, PONIENDOSE VIRAL SU RELATO ANTE MAS DE 3 MILLONES DE VISTAS, ANTE LA ENTREVISTA POR INTERNET NOS COMENTA.

EL MUNDO ESTA PASANDO POR MAL MOMENTO, DEBEMOS APOYARNOS ENTRE NOSOTROS MISMO, CON AMOR PODEMOS DERROTAR ESTA PADEMIA COVID-19.

HISTORIA DE UN CHICO ENAMORADO DURANTE LA CAMINATA AREQUIPA – TACNA – PERU

De: Glicerio
Para: Nancy

Hola amigos de Despertando la Realidad quiero que me ayuden a difundir este mensaje a una chica que conocí durante el camino Arequipa – Tacna.

Yo me fui a Arequipa por motivos de trabajo, ya sabemos lo que está pasando y la situación nos obligó a salir de Arequipa caminando hacia Tacna junto a un grupo de chicos conocidos y desconocidos.

Soy Glicerio, natural de Tacna, salimos de la cuidad hace algunos días, habíamos quedado encontrarnos en un determinado lugar a través de whatsapp con varios paisanos, ese día llegué y nos encontramos con otros Tacneños, unos a otros nos dábamos ánimos y prometimos no dejarnos en el camino, porque sabíamos lo difícil que sería caminar larga distancia.

Entre tantos chicos vi una chica muy linda, les juro que me enamoré, no hablábamos aun, pero moría por hacerlo, no todos nos conocíamos, pero debo reconocer que hubo un Tacneño que lideraba el grupo, ordenó que unos a otros nos ayudáramos y que quienes tengamos pocas cosas ayudemos a las chicas.

Así lo hicimos, enrumbamos viaje a Tacna caminando, entre tantos chicos teníamos que hacer amistad, durante el trayecto compartíamos frutas, agua, hidratantes.

No recuerdo dónde nos sentamos a descansar, pero era un desierto, azotado por el calor y de rato en rato veíamos unos trailers que pasaban. Éramos 38 en el grupo, ya casi éramos todos amigos y cada quien tenía su grupo, tomamos agua, algunas galletas y así retomamos la caminata.

En eso entró una llamada de mi madre, me quedé al fondo del grupo para poder hablar, mi mamá me dijo que mi abuelo acababa de fallecer, no podía creer tan triste noticia, lloré y le dije, ya llego a casa mamita, no te preocupes por mí, le mentí a mi madre que estaba en el carro solo para no preocuparla más.

Luego de eso vi que el grupo había avanzado mucho, corrí y logré alcanzar a la última chica, vaya, era la chica linda que había visto en la mañana. Cuando llegué a su lado me dijo, creí que yo era la última, yo todavía estaba atrás hablando con mi mamá le dije. Mi abuelo acaba de morir le dije con los ojos llorosos.

Lo siento mucho amigo me dijo. Así continúo el recorrido todo el grupo, ella y yo éramos los últimos. Jamás en mi vida hubiese imaginado estar caminando por un desierto, me sentía triste pero a la vez felíz, esa chica me transmitía confianza y seguridad. Su nombre es Nancy, durante la conversación me dijo que estaba en Arequipa trabajando en una pollería, que era huérfana de padre y que con su sueldo apoyaba a sus hermanos menores en Tarata.

El destino y la caminata nos juntó para conocer nuestras historias, la chica que me gustaba cargaba una mochila y jalaba una grande maleta. Con más confianza me dijo que hace 5 meses su jefe intentó abusar de ella, pero el temor a ser despedida la obligó a mantener en silencio tal hecho.

Es jodido todo esto, cuántos de nuestros paisanos estarán así me dijo, en nuestra larga conversación la vi sonreir y era dulce, jamás había tenido tanto tiempo para ver a una chica a mi lado, en medio del desierto y el calor.
Todo el grupo avanzábamos, conversando riendo y haciendo joda, por esas horas olvidaba que mi abuelo había muerto, pensaba qué será de mi madre, ojalá no se esté preocupando por mi.

No recuerdo los sitios por los que pasamos, pero Nancy y yo estábamos siempre juntos, conversábamos cosas de Tacna, me dijo que conocía Celendín y yo le dije que también conocía Tarata. Ambos coincidimos en qué después que pase el coronavirus ya no volveríamos a Arequipa, en Arequipa las cosas no mejorarán rápido me dijo, sí de hecho esto es para largo le dije.

Así pasaron las horas, un grupo de chicos nos abandonó y subieron a un camión, otro tanto en un trailer, sólo 15 seguíamos caminando. Dónde nos haremos tarde? me dijo Nancy. No lo sé, no tengo idea le dije. Con confianza me dijo, por favor no vayas a irte dejándome sola, no te preocupes amiga, no quedarás sola, si nos recoje algún carro iremos juntos le dije.

Eran como las 4 de tarde, y los 15 de grupo seguíamos caminando, pasamos por un pueblito, la gente nos miraba y sabían que estábamos de regreso a nuestras provincias, algunos nos daban agua, otros comida, un niño le regaló atunes y galletas a Nancy. Ahora yo jabala su maleta, ya no pasaban carros, todos empezamos a preocuparnos y el Tacneño dijo que si ya no nos llevaría ningún carro dormiríamos al costado de la carretera.

Creo que fue pura suerte a eso de las 6 de la tarde pasó un trailer, nos recogió a todos, nos dijo que nos llevaría hasta Ilo, vamos suban todos dijo el Tacneño a quien admiro por no abandonarnos, recuerdo que subimos nos sentamos y de tanto caminar me dolía los pies, empecé a rivisar mi celular, veía las noticias de Tacna, vi en Despertando la Realidad que otro grupo de Tacneños ya habían llegado a nuestra tierra, mira le dije a Nancy, sí lo acabo de ver me dijo, también sigo a esa página me dijo.

Cayó la noche, pasaron las horas, todos dormían en el trailer, yo pensaba en mi madre y en toda mi familia, no pude aguantar mis lágrimas, lloraba, Nancy dormía sobre mi hombro izquierdo. Era increíble, la chica que me gustaba desde la mañana ahora dormía casi en mi pecho.

Llegamos a Ilo en la madrugada, el chofer del trailer nos nos cobró, el Tacneño como buen líder iba siempre adelante, decía que conocía Ilo como la palma de su mano, los 15 nuevamanete prometemos no separarnos, dormimos en un parque, era silencio absoluto, con las justad vimos a un patrullero pasar a lo lejos. Durmamos chicos, mañana tendremos que caminar de nuevo dijo el Tacneño.

No recuerdo más, desperté a las 5 de mañana, Nancy me tenía abrazado, hacía un frío terrible, todos dormían sobre sus maletas y así amaneció. A las 6 de la mañana nuevamente comenzamos a caminar, éramos como amigos, como hermanos, me di cuenta de cuánto necesitamos uno de los otros en momentos difíciles. El Tacneño nos dijo, chicos de aquí está cerca a Tacna, si hay carros que quieran llevarnos nos vamos o vayan los que puedan.

Ya habíamos caminado como 4 horas, 5 chicos fueron recogidos en un camión que iba a Tacna, solo quedamos 10, el Tacneño dijo que se iría con el último grupo. Seguimos avanzando Nancy y yo nos habíamos hecho buenos amigos. Me dijo que tenía 26 años y que nunca tuvo enamorado porque sólo se dedicó a trabajar. Yo tengo 27 años, tuve una enamorada hace 2 años. Me gustaba su sonrisa, se sentía enamorado de ella y quería declararle mis sentimientos.

Pasaron los minutos y nos recogió un trailer a todos, más tranquilos y con esperanzas de que pronto estaríamos en nuestra tierra veníamos sonriendo y compartiendo lo poco de comida que nos quedaba. Nancy y yo siempre juntos, lo resto creían que nos conocíamos desde antes, ella y yo sabíamos cómo nació nuestra amistad.

Así pasaron las horas y llegamos a Ventanillas, dónde se tiene que cumplir con los controles, el carro nos había dejado a un kilómetro de ese lugar, ahí cada uno nos separamos del grupo el Tacneño se desapareció entre tanta gente, ahora solo Nancy y yo llegamos al control. Ahí pasamos muchas horas juntos, había cientos de Tacneños de diferentes distritos.

No podía aguantar más lo que sentía por ella, quería decírcelo, pero el miedo a perder su amistad me detenía. Luego pensaba si no es hoy no será jamás, ahí sentados, esperando pasar control me atreví. Le dije que me sentía enamorado de ella y que sería feliz si ella aceptaría ser mi enamorada. ¿Es en serio Glicerio? Me dijo. No te bromearía con eso Nancy, te vi sonreir y me hiciste olvidar mi tristeza, cada detalle de ti me enamoró, solo te digo lo que siento, no puedo ocultarlo le dije.

Miró al suelo, yo rogaba en mi corazón que me dijera que sí. Me miró casi llorando y me dijo, tú también me gustas. Amigos, les juro que quería gritar de la emoción, la abracé fuerte y volví a preguntarle, somos enamorados? Sí me dijo Nancy.

En ese momento olvidé todo, olvidé que mi abuelo había muerto, quería gritar de alegría. Nos miramos casi llorosos, nos besamos y sentí que algo recorría mi cuerpo, me dijo solo quiero que nunca me dejes, no jamás Nancy, eso no le dije.

Han pasado los días y estamos en Tacna cumpliendo la cuarentena, ojalá no estemos infectados con coronavirus, estamos en el mismo lugar. Es increíble lo que tuvo que pasar para conocer a la chica que me hace feliz. La quiero mucho y nunca la haría sufrir.

Amigos de Despertando la Realidad ojalá puedan publicar esto, se que ella lo leerá. Nancy te quiero mucho, gracias por llegar a mi vida. ❤❤
https://www.facebook.com/Gliserio1

Informacion de fuente
De: Glicerio
Para: Nancy


Like it? Share with your friends!

216
74k shares, 216 points

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
4
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
1
win

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Countdown
The Classic Internet Countdowns
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format